Instalación existente de bombeo solar

Los beneficios del bombeo solar para riego

¿Sabes lo que es el bombeo solar para riego? Aunque el nombre no da mucho lugar a la imaginación, te contamos para qué sirve y por qué es una excelente alternativa para incorporarlo al flujo de trabajo en una plantación de regadío.

Uno de los problemas que pueden surgir en una zona de cultivo -como de olivos y frambuesas, los casos que reflejaremos- es la necesidad de una constante cantidad de agua. Puede parecer evidente, pero en estos lugares la red eléctrica no dispone del monopolio que sí ejerce en otras áreas. ¿Qué hacer en estos casos?

Nosotros optamos, sin lugar a dudas, por las bondades de las energías renovables. Para la situación que nos ocupa, el bombeo solar es una herramienta idónea. La fuente de este sistema es un recurso natural -la radiación solar-, por lo que la apuesta por este tipo de energía contribuye, entre otras cuestiones, a la conservación del medio ambiente. Hablamos de la energía solar fotovoltaica. Una solución rentable, fiable y cómoda.

El bombeo solar y el regadío

El bombeo solar fotovoltaico es el proceso mediante el cual las bombas de agua se alimentan de la electricidad que produce la radiación solar. Pero nos falta un elemento principal en esta ecuación: los paneles solares, en este caso fotovoltaicos. Para situarnos en contexto, vamos a partir de una situación que podría ser real.

Imagina que tienes una plantación de olivos. Bien. No vamos a ser nosotros los autores de una cátedra sobre el regadío, pero seguro que todos hemos llegado a un punto elemental: necesitas agua, entre otras cuestiones. Y una bomba con electricidad, que suministre el caudal necesario y a la presión requerida. Pero la red eléctrica no llega a tu plantación. ¿Qué puedes hacer?

Quizás hayas pensado en combustibles como el gasóleo o la gasolina. Es una opción. Pero en tus manos tienes la oportunidad de apostar por la eficiencia y el progreso sostenible. Las energías renovables no son ensoñaciones del futuro, sino la realidad del presente.

Instalación nueva de bombeo solar

Parte práctica. Energía, paneles y agua

¿Recuerdas la plantación de olivos de antes? Deja la imaginación a un lado, se trata de un caso real. Un cliente que necesitaba de la energía solar fotovoltaica para disponer del agua para su producción. ¿Qué hicimos? En Kemtecnia podemos actuar en dos supuestos:

  • El cliente necesita una instalación nueva de bombeo.
  • El cliente ya dispone de la instalación, pero necesita adaptarla.

Este caso pertenece a la primera opción. Los elementos que conformaron dicha instalación fueron una bomba de 2.4 CV, un variador de frecuencia y 8 paneles fotovoltaicos de 390 Wp. Unas descripciones técnicas que quizás no te dicen nada, pero tienes que saber que este sistema logra que la bomba funcione desde las primeras horas de sol hasta su puesta.

Es la ‘magia’ -que de mágico no tiene nada- de esta energía. El bombeo solar se activa cuando el panel de referencia da la señal de arranque. Aquí ya se va generando la electricidad suficiente, aunque a bajas revoluciones. Cuando la radiación del sol aumenta, también lo hacen las revoluciones. Y finaliza el ciclo cuando la intensidad solar va disminuyendo. En esas horas centrales, se llega a superar el caudal de 6000 litros a la hora.

Kemtecnia adapta instalaciones de bombeo

Otro perfil de cliente con el que trabajamos es el de quien tiene ya una instalación, pero precisa de una adaptación a la energía solar fotovoltaica. Para una plantación de frambuesas, el sistema existente consistía en: tres bombas de pozo; una balsa de riego, donde llegaba el agua bombeada desde las tres bombas anteriores; y una cuarta bomba, de riego y de 15 CV, que suministraba el agua a los dos sectores de la plantación.

¿Cómo la adaptamos? Incorporamos 36 paneles solares, de 370 Wp y una capacidad de producción de 13.32 kWp; 3 inversores, 3 cargadores con seguidores de punto de máxima potencia y 24 baterías BPL2 Kemgener. Estas baterías tienen un almacenamiento total de 28.8 kWh.

De nuevo, que no te abrume tanto tecnicismo. Lo importante es que nuestro trabajo ha posibilitado el riego de 5 hectáreas de frambuesa. Y algo más, como el suministro eléctrico a la nave de aperos.

¿Te va convenciendo la energía solar fotovoltaica? Para situaciones de regadío, contar con el bombeo solar es una oportunidad excelente. Tanto por cuestiones económicas –se amortiza en 3 o 4 años y todo lo demás es beneficio– como medioambientales.

¿Quieres más información? Seguro que podemos ayudarte.

¡Compartir es vivir!

Comments are closed.